Provincia de Castellón. Octubre

 Nos vamos a conocer un poco la provincia de Castellón, para lo cual visitaremos cinco localidades.


Peñíscola

Ciudad cuyo núcleo antiguo parece sacado de una serie como Juego de Tronos. El casco histórico está situado en un peñón coronado por un castillo, en la antigüedad lo que es actualmente una península en la marea alta se transformaba en una isla.
Lugar estratégico cuyo puerto fue usado por fenicios, griegos y romanos. Fuente de productos manufacturados, aceite de oliva y sal (gracias a su antigua salina).
Su famoso castillo fue construido entre los años 1294 y 1307 sobre los restos de la alcazaba árabe por la orden de los Templarios, durante su dominio fue el castillo principal de lo que ahora es el Maestrazgo. Tras la abolición de los templarios, en 1312 Jaime II el Justo cedió el castillo a la Orden de San Juan de Jerusalén, que lo ocupó durante un breve periodo de tiempo, siendo a continuación propiedad de la recién creada Orden de Santa María de Montesa. Fue en 1411 cuando el Papa Benedicto XIII (Pedro Martínez de Luna - Papa Luna) se exilió en el castillo y lo hizo sede papal, este movimiento se encuadra dentro del cisma en el cual llegó haber hasta tres Papas  (Juan XXIII, Gregorio XII y él). El Papa Luna murió envenenado en 1423 y su sucesor abdicó terminado el Cisma.
Por su valor estratégico ha contemplado numerosas contiendas, desde la guerra de sucesión española hasta la guerra de independencia contra la ocupación francesa.

 
Castillo Peñiscola Puerto actual

Calle del casco antiguo Parque de Artillería La famosa Casa de las conchas


Estatua del Papa Luna Faro Iglesia de la Ermitana



Istmo



Os recomendamos comer en el restaurante Casa Jaime, en este probamos un marisco bivalvo  del mediterráneo muy poco conocido, les caixetes, de carne sabrosísima, cuyo sabor está entre las navajas, el pepino de mar y las ostras. Y también el arroz Columbretes  con yemas de erizo de mar y gamba roja.
No te vayas de Peñíscola sin probar los flaons, son como empanadas dulces rellenas típicamente de cabello de ángel pero los encuentras con diversos rellenos,

Villafamés

Nos desplazamos a este pueblo a unos 20 km de Castellón de la Plana, pueblo muy turístico y considerado de los más bellos de la provincia. Excursiones en autobús se desplazan desde toda la provincia para visitarlo. En el se puede gozar de una muy buena gastronomía, aunque nosotros solo íbamos a pasar la mañana visitando el casco antiguo con su famosa Roca Grossa y subiendo hasta el castillo el que queda poco más que su torre homenaje.

La Roca Grossa es una enorme roca de 2163,2 toneladas, tiene la consideración de Monumento de interés local, a nuestra vuelta leímos que el ayuntamiento la había vallado para que los turistas no la tocaran… cosa que vimos durante  nuestra estancia.

El castillo tiene un origen musulmán pero sus vestigios más antiguos datan del XIV tiempo en el que estaba en posesión de la Orden de Montesa, heredera de los Templarios. Durante la guerra carlista sufrió varios ataques, como veremos durante la escapada, la zona del maestrazgo se decanto por los carlistas y por consiguiente fue campo de batalla.

 
La Roca Grossa Calle La Torre homenaje sigue dominando el valle




Castellón de la Plana


Tomamos como base para visitar las Cuevas de Sant Josep, lo que aprovechamos para recorrer su casco antiguo. Nos movimos, en un día lluvioso, entorno a la plaza mayor donde se encuentra El Fadrí, justo al lado de la concatedral de Santa maría, es un campanario octogonal de estilo gótica y que se ha convertido en el símbolo de la ciudad.


El Fadría y la iglesia Santa María Calle del centro Les cordeliers en Plaza Huerto Segueros



Escultura Homenaje a Castellón en la Pza. santa Calara Estatua de Fco. Ribalta en el Parque Ribalta


Cuevas de Sant Josep

Se tiene constancia de que la cavidad era conocida desde el Paleolítico Superior (hará unos 17 000 años), como lo demostraron los yacimientos arqueológicos encontrados en la boca de acceso junto a las pinturas rupestres del período Magdaleniense.  Iberos y romanos la exploraron. 
Se trata del río subterráneo navegable más largo de Europa. La visita incluye un tramo en barca de 800 metros y un recorrido a pie de 250 metros. Es un espectáculo



 
A escasos metros existe un asentamiento ibérico, os aconsejamos que si se desea visitar que se contrate la visita por 3€, te acompaña una guía turística que explica el yacimiento y los últimos descubrimientos. De lo contrario solo podrás verlo de forma panorámica.

Para terminar os recomendamos comer en el restaurante La Gruta, que con el nombre no engaña donde está situado.


El Parc Miner del Maestrat y Culla   


Si estas por comarca vale la pena visitar el Parc Miner, hay que pedir día y hora puesto que lo abren exprofeso. Importante pedir instrucciones para desplazaros en coche, puesto si os guiais por Google maps el último tramo no es apto para turismos, hay una carretera asfaltada que da acceso pero según el origen no la selecciona. 
La visita consta del acceso a dos antiguas minas de hierro Victoria, en el término municipal de Culla, y Esperanza, en el término municipal de Torre d’En Besora, son minas de hierro de no mucha profundidad que estuvieron en explotación hasta los años 60 del pasado siglo.. La visita es guiada con explicaciones tanto de la explotación como de las condiciones de vida de antaño, con audiovisuales donde son protagonistas los auténticos exmineros algunos de los cuales se desplazaban a pie desde Culla (8 km) para trabajar. La visita tiene una duración aproximada de 1 hora 30 minutos y los desplazamientos entre minas se realiza sobre un tren sobre ruedas.



Culla

 Pequeño pueblo que antaño tuvo gran importancia por su situación geográfica y que actualmente lucha contra la despoblación. Aunque hay restos arqueológicos que documenta asentamientos prehistóricos es a raíz de la dominación musulmana y del paso a manos cristianas en 1233 cuando Culla toma importancia. 
De gran valor estratégico en 1303 es vendido a la Orden del Temple, a la desaparición de esta fue a depender de la Orden de Santa María de Montesa. En el siglo XIV se formó la Setena de Culla que estaba formada por Culla, Benasal, Vistabella del Maestrazgo, Adzaneta, Benafigos, Villar de Canes y la Torre de Embesora. Esta mancomunidad compró a la Orden de Montesa los derechos de explotación de los recursos pecuarios y forestales, para de esta forma defender con más fuerza sus intereses ganaderos comunes. El funcionamiento de la Setena de Culla perduró hasta mediados del siglo XIX.
Después de las guerras carlistas, al ser el maestrazgo una zona de resistencia y el castillo de Culla estratégico para dominar el territorio, se mando demoler. Actualmente se están realizando actuaciones en él para rehabilitarlo.
Es muy recomendable que si vas a visitar Culla contrates la visita guiada que realiza el ajuntamiento por solo 5€. Te abren las puertas de la iglesia parroquial y del antiguo hospital que actualmente hace funciones de museo, y por supuesto te informa de la historia y tradiciones. Si no puedes contratarla el pueblo tiene plafones descriptivos en los puntos de  mayor interés. 
El pueblo ha conseguido estar entre los principales pueblos bonitos de España con la decida actuación del ayuntamiento, curiosamente una de sus intervenciones es fomentar el desencalado de las casas del pueblo, tradicionalmente las paredes exteriores de las casas eran blancas por el recubrimiento de yeso que ayudaba al aislamiento, pero el turismo asocia lo antiguo y bello a la piedra por lo cual la alcaldía a dado ayudas para dejar las paredes exteriores de las viviendas desnudas.
Hay pocos establecimientos de restauración, nosotros reservamos en La Setena Mesón, comida sencilla pero sabrosa.





Calle de Culla Iglesia del Salvador Altar



Lo que queda del Castillo Centro Torre del Homenaje




Morella

Villa amurallada muy turística y con grandes atractivos. Para empezar su famoso castillo corona en su cima al pueblo.  Construido sobre roca inicialmente fortificada en el siglo XIII por los musulmanes, aunque hay vestigios iberos y romanos.  El Castillo fue testigo del paso de personajes muy importantes para la historia: Abderramán III, el Cid, Jaume I, el rey Fernando de Antequera, el Papa Luna, San Vicente Ferrer, el príncipe de Viana y el general Cabrera.
Tiene un amplio casco antiguo por donde pasear y descubrir los edificios históricos como la iglesia y museo arciprestal, la prisión del siglo XIV que cumplió su función hasta 1969 por lo cual tuvo multitud de “inquilinos” y numerosas anécdotas. Descubrimos los lavaderos públicos donde desde el siglo XIV las mujeres del pueblo lavaban la ropa y socializaban. Hay un pequeño pero didáctico museo de dinosaurios que se alimenta de los yacimientos de la zona.
A pocos cientos de metros de las murallas podemos descubrir los vestigios de un acueducto medieval construido entre los siglos XIII y XIV



Castillo de Morella Vistas desde el castillo


 
Vista del acueducto Basílica Arciprestal de Santa María la Mayo​r


Altar Calles del casco antiguo



Visitamos también las pinturas rupestres que están localizadas en una Asia a las afueras del municipio, es imprescindible coche para poder desplazarse, son gratuitas pero hay que reservar plaza en el punto de información dende te indican como llegar.  Te recibe un guía que te explica el entorno del descubrimiento. Las pinturas están ubicadas en dos refugios, pequeñas cavidades en el monte. En el primer refugio las pinturas no han sido restauradas todavía por lo que cuesta interpretarlas pero en el segundo ya han sido limpiadas del salitre y son más claras. Son  de pocos centímetros de área, siendo la estrella una composición de siete personajes con arcos y flechas que representa una emboscada de guerra.
 

Cabra Escena de la emboscada



Para comer os recomendamos el restaurante Vinatea, comida moderna con un prodcuto excelente y un trato inmejorable. También tenemos el restaurante Daluan, trato familiar en un restaurante de lujo, ¡Qué deliciosos trampantojos!


Comentarios

Entradas populares de este blog

Nueva York. Abril 2018 (III)

Paseando por París: La Défense

2020 el año de la COVID-19