Jordania y Egipto. Febrero y marzo 2017 (I)

Impresiones



El viaje por Jordania y Egipto nos evoca mitos de la niñez, quien no ha soñado con el mundo de los faraones, el Nilo, las pirámides, los templos, el desierto transitado por Lawrence de Arabia, los castillos medievales, descubrir la oculta ciudad de Petra y flotar... casi caminar por el Mar Muerto. Todo ello aderezado con la cultura árabe. Debo de reconocer que el momento no es muy propicio por la inestabilidad política inherente de la zona, y la inseguridad que ahora se vive, pero no se vislumbra una mejora a corto plazo por lo que me he decidido a emprender este año el viaje largamente aplazado.

Debo decir que la única inseguridad que viví fue al cruzar las calles, sobretodo en Egipto donde el trafico es un caos y te debes lanzar, practicamente a tumba abierta, para cruzar la calle. Los semáforos escasean, los pasos de peatones borrados, los pocos que encontré, igual que las lineas del asfalto.

Ambos países tienen monedas que no cotizan por lo que es imposible ir en España al banco para conseguir cambio. Naturalmente en los aeropuertos puedes cambiar, de hecho debes cambiar si tienes que pagar el visado, pero el mejor cambio te lo ofrecen algunas casa de cambio y en algunos hoteles, por tanto te aconsejo que estés al tanto de la cotización de la divisa para saber cuando cambiar.

La gastronomía es muy parecida, el humus y el muttabal en ambos países aparecen en cualquier restaurante. El cordero es el rey pero es caro para el estándar del país, esto hace que durante el tour no aparezca en los menús de los restaurantes que nos ofrecen las agencias, yo solo lo probé en Wadi Rum, donde lo prepararon al estilo tradicional, hacen un agujero lo relleman de leña y ponen el cordero en una olla y en otra la guarnición, lo entierran y lo dejandurante unas 5 horas, cuando lo desentierran esta perfecto. El pescado a la plancha en Egipto lo hacen muy pasado, dejandolo seco, lo tuve que sufrir en Alejandria y en Ismailia.


Jordania


Mi viaje estaba contratado con la agencia local la beduina, me estaban esperando en la zona del visado. No tuve que sacarlo, ellos me proporcionaron un pase. El guía me dijo que no cambiará en el aeropuerto, no le hice caso y ese fue mi error. A la mañana siguiente se presentó el que sería el guía de todo el tour Ayman Omar. Déjate guiar por él, no te equivocarás, solo tiene un pero quizás te recomiende un restaurante que no sea de tu agrado. Cambia donde te diga, en algunos hoteles hacen buen cambio, pero en otros es un robo. Paga siempre que puedas en dinares, el cambio siempre les va a favorecer

Si vas a comer en Petra, intenta que el hotel te haga una caja de picnic, y almuerza en los alrededores del monasterio, aunque no sé si está permitido llevar comida, no me realizaron controles en mi mochila.En Amman se puede pasear por el centro sin que te agobien en exceso. Puedes visitar tranquilamente los principales puntos de interés.

Si vas al Mar muerto puedes olvidarte la toalla, el bañador e incluso las zapatillas de baño, recomiendo unas zapatillas de plástico que se sujeten bien, todo esto lo puedes comprar/alquilar, pero lo que nadie te dice es que es muy recomendable llevarte unas gafas de piscina, cuando te entre una minúscula gota de agua en un ojo lo sabrás.

Mezquita en Amman Frontispicio del Tesoro de Petra

Egipto


Plata tours es la agencial local con la que hice el tour, me esperaron en la zona de visado, como lo tenia pagado no tuve que sacarlo y pasé directamente por el control. Mi guia, "Farruquito", me indicó la posibilidad de contratar una tarjeta prepago con 2Gb de internet pero sin llamadas, me advirtio que la mayoria del wifi en Egipto es de pago, la compré por unos 4 euros, y fue un acierto pues no encontre wifi gratis ni en el hotel del Cairo, Ramses Hilton, ni en barco del crucero, M/S Royal Ruby.

La primera impresión de El Cairo, es d¡la de una ciudad en decadencia, ante mis ojos aparecen magníficos edificios de principios y mediados del siglo XX, que la falta de mantenimiento los condena a una decrepitud cruel.

El circuito "normal" esta muy bien, más aún cuando los turistas han menguado y se puede visitar relativamente bien, no quiero imaginar las colas y la muchedumbre que había en los buenos tiempos. Pero yo quise hacer dos extensiones, Alejandría y Canal de Suez, y me parecieron que no estaban muy preparadas e incluso improvisaban sobre la marcha, fuer un poco decepcionante. Supongo que la falta de turismo hace que las rutas que no pertenecen al circuito principal se hayan abandonado, y si alguien las pide deben montarlas sobre la marcha, de hecho yo fui el único que las realizó, tuve un chofer y un guia  para mi solo.

Una cosa que molesta de la visita por los monumentos de Egipto es la actitud de los "guardianes", se avalanzan sobre ti para enseñarte particularidades y al final te piden una propina, el problema es que no te dejan disfrutar del momento, estos "guardianes" están en todos los sitios y supongo que vigilan para que no se dañe, van vestidos con chilaba y turbante, pero parece que su único propósito es sacar dinero al turista, incluso abandonando su funciones. Quizás no tengan sueldo y vivan de ellas pero te abstraes o pueden estropearte la visita.

Una de las excursiones más valoradas es el vuelo en globo en Luxor, debes de contratarlo en origen pues sino tendrás muchas probabilidades de no realizarlo.

Templo y Esfinge con Piramide de Kefren Frontispicio del Templo de Abu Simbel



Comentarios

Entradas populares de este blog

Nueva York. Abril 2018 (III)

Nueva York. Abril 2018 (II)