Jordania y Egipto. Febrero y marzo 2017 (II)

El viaje comienza por Jordania


De Jordania debo destacar tres lugares que me impactaron, que fueron Petra, Wadi Rum y Jerash. Para los que realicen un viaje "bíblico"también les gustará el Monte Nebo, por supuesto.

Monte Nebo

Las vistas desde el monte Nebo son impresionantes en un día claro, no más impresionantes que en otros lugares, pero tiene un atributo las poblaciones que se ven en la distancia, Hebrón, Jericó, Jerusalén... Están ligadas a la cultura judía, cristiana y musulmana. No importa que no creas que Moisés se detuvo aquí, no importa que no seas creyente, la historia y el mito te han envuelto y te quedas absorto por las historias que recuerdas de la Biblia de esos lugares.

Visita de Petra de noche.

Si realizas esta visita debes ir a jugar, a dejarte llevar por las sensaciones, no debes analizar el momento, te debes dejar fluir como me sucedió a mi. Salimos una noche de viento frío, caminando por el camino marcado por farolillos formados por una verla envuelta en papel. La noche es estrellada pero sin luna, me impresiona verlas por encima del acantilado. Quizás sea que en la vida normal no tienes tiempo de mirar el cielo de noche y cuando lo haces este n;. o puede competir con las luces de neón de la ciudad. Aquí no tiene competencia y te maravillas como hace milenios hombres semejantes a ti creaban mitos y dioses de esas luces estelares. El camino es pedregoso a cada paso que das te adentras en las profundidades del desfiladero, ya no llega el viento, las rocas de arenisca se lo impiden, estás se vislumbran con figuras caprichosas y hasta fantasmagóricas, sigues andando y el desfiladero se abre a una explanada repleta de farolillos iluminando la fachada del Tesoro de Petra. El frontispicio luce imponente como lo hacía milenios atrás, la semioscuridad oculta sus defectos y la erosión de los años. Alguien pide silencio y comienza a sonar una flauta, cuando acaba toma el relevo otro músico tocando el rabab y cantando un poema. Es magia, te han transportado a la época de los nabateos, esos instrumentos antiguos están cargados de poder. Acaba el espectáculo con la iluminación completa de la fachada del Tesoro. Recordemos el camino de vuelta sabiendo que hemos experimentado algo único.

Visita de Petra de día.

Salimos por la mañana para comenzar la visita, descubres lo angosto del desfiladero, la policromía de las rocas te maravilla, rojizos, ocres, negros... Constantemente te asaltan vendedores, desde realizar el trayecto en caballo o carro a las más diversas baratijas, el secreto para que no te lo llevo estén es decir a todo que no, no respondas otra cosa, sigue adelante si no quieres verte rodeado. Petra no es solo la fachada del Tesoro, hay kilómetros cuadrados de extensión, la visita más básica descubre un teatro romano, un palacio de justicia que más tarde fue convertido en una de las primeras iglesias cristianas de la zona, numerosas tumbas... y todo ello esculpido en la roca. Puedes subir a ver el 'Monasterio' es una ascensión de más de 800 escalones y aprovechar para ver las vistas de uno de los tres miradores, no debes desanimarte durante la  subida hay numerosos sitios donde descansar y tomar un té mientras te respones. Para los más perezosos también pueden subir en burro pagando.


Primera vista del Tesoro desde el desfiladero Trabajadoras comiendo en un descanso

 

Vista desde el Valle de Petra Vista del Monasterio de Petra

 

Wadi Rum

El desierto de Lawrence de Arabia muestra toda su belleza, rocas gigantescas como montañas surgen entre un mar de arena. De nuevo lo policromía muestra una arena cambiante, zonas rojizas se alternan junto con otras de color ocre, y según pasa el día estos colores bailan por el cambio de intensidad de la luz. Las rocasmontañas tienen cicatrices, provocadas por la acción conjunta del agua y el viento, de una gran belleza. Pasear en 4x4 es una gran experiencia. Tomar un té  estilo beduino, con cardamomo y canela, 'perdidos' en el desierto en el ocaso del sol es inolvidable. Si tienes oportunidad puedes hacer un recorrido en globo al amanecer, aunque yo no pude realizarlo por las condiciones climáticas es muy recomendable.


Vista de Wadi Rum Camellos en el desierto

Vista de Wadi Rum Atardecer en el desierto

Jerash

Aquí no tengo referencia, pues no he visitado ningunas ruinas de ciudades de la Roma antigua, de hecho se decía que Jerash era de las mejor conservadas junto a Palmira, claro está que antes de la guerra de Siria. Personalmente me ha parecido espectacular, y me ha trasladado a la epoca de las carreras de cuadrigas. Caminar entre las ruinas de la ciudad, ver su estructura, puedes comprender como vivían en la antiguedad.


Puerta de Adriano de acceso a la ciudad Foro
Templo de Zeus desde el cardo Decomanus con el fondo de la ciudad moderna

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nueva York. Abril 2018 (III)

Nueva York. Abril 2018 (II)

Jordania y Egipto. Febrero y marzo 2017 (I)