Portugal I: Lisboa. Junio


 Lisboa se encuentra en el norte del estuario del rio Tajo, el centro histórico de la ciudad se compone de siete colinas por lo que existen varios funiculares y elevadores, el más famoso es el elevador de Santa Justa. Y por el mismo motivo existen numerosos miradores.

 Para moverse por la ciudad se recomienda usar el transporte publico, para ello usaremos la tarjeta Viva Viagem, cuesta 0.50€ y funciona recargando viajes o añadiendo dinero. Se puede adquirir en el aeropuerto y sirve para el metro, autobuses y tranvías.

La llegada a Lisboa

 Llegamos a Lisboa con la idea de desplazarnos al hotel en bus, pero nos encontramos que la parada estaba anulada. Se nos acercaron para ofrecernos llevarnos al hotel por 20€ y aceptamos.

 La elección del hotel fue muy buena, con una situación envidiable, en el casco antiguo y muy bien comunicado por tren, metro, bus y tranvia.
Como de costumbre hicimos un Tour gratuito donde nuestro guía nos facilitó el primer contacto con la ciudad. Recorrimos lo más representativo de la ciudad.

 Se incia en la Plaza de los Restauradores que conmemora la liberación del pais del dominio español en 1640, el obilisco central y su conjunto data de finales dels. XIX. Nos desplazamos a la plaza del rey Don Pedro IV en honor al rey que proclamo la independencia de Brasil y paseamos por la calle Augusta.

 

Obilisco de la Plaza de los libertadores Plaza del rey Don Pedro IV

 

 

Entrada elevedor Santa Justa Salida elevador Santa Justa Arco de la calle Augusta


 Nuestro guia nos desaconsejo subir en el elevador de Santa Justa, cuesta unos 5€ por subir en un ascensor, para acceder al barrio de chiado se puede ir atravesando la estación que hay un poco más abajo mediante escaleras mecánicas.

 En este barrio se encuentra la librería Bertrand, que es la librería más antigua del mundo, abrió sus puertas en 1732 aunque su actual ubicación data de finales del s. XVIII.  El famoso café A Brasileira se encuentra a pocos pasos, lugar preferido del poeta Fernando Pessoa mantiene su decoración original art déco.


Primer contratienpo

 Habíamos contratado a la empresa Buendia Tours Iberica una excursión a Sintra para visitar la Quinta Regaleira y el Palacio de Pena y tuvimos una desagradable sorpresa. El punto de reunión era la plaza Don Pedro IV a las 8:30h. Aunque la quia se presentó a dicha hora el autobús tardó media hora más (el chofer se justificó que esa era la hora que le habían indicado), pero lo peor no fue eso, resulta que el autobús era de 15 plazas y éramos 18. Después de media hora larga más, la solución que encontraron fue apearnos de la excusión y ofrecernos que la hiciéramos otro día. Nosotros  optamos por que nos devolvieran el dinero.

 Nos fuimos al parque Eduardo VII para contemplar las célebres vistas sobre Lisboa, durante el recorrido por la Av. da Liberdade vemos que hay un mercadillo y vamos curioseando las mercancias.

 Desde allí cogimos un bus que nos acerco a LxFactory, un lugar que multitud de restaurantes, tiendas y talleres artesanos (desde tiendas de ropa vintage a talleres de joyería). Una clara inspiración en el mercado de Camden en Londres. Es un antiguo complejo industrial que en 2008 se reconvirtió en lo que actualmente es.


Parque Eduardo VII Vistas desde el parque


restaurante en LxFactorty Trabajando en una obra



 Estábamos muy cerca del puente 25 de abril, primer puente sobre el estuario del río Tajo inaugurado en 1966. Es un puente colgante de unos 2 km de color rojo que nos recuerda al Golden Gate. Desde ese punto comenzamos a recorrer la rivera en dirección a Belém.

Vista del puente desde el puerto Vista del pilar del puente




Vista del puente en LxFactory Monumento a los Descubrimientos Vista del Monumento



Barrio de Alfama

 En la montaña que acoge el castillo de San Jorge se sitúa el barrio de Alfama, uno de los barrios más antiguos de la capital y posee numerosos miradores desde donde contemplar la ciudad. Tiene serpenteantes calles albergan múltiples establecimientos turísticos y el famoso Feira da Ladra (mercado de la La ladrona) que se celebra los martes y sábados. 

 Nosotros seguimos una ruta descendente aprovechando ascensores públicos que nos aproximan al castillo y callejeando hasta la catedral, La Sé.

 El Castillo está prácticamente reconstruido en su totalidad en 1940, siendo la ultima reforma de 1990.


Sinuosas calles de Alfama


Vistas desde mirador


Vistas del castillo San Jorge Vistas del puente 25 de Abril

 Vamos descendiendo y nos dirigimos al Panteón Nacional, a imitación del parisino, están enterrados ilustres portugueses. Aunque aparece el nombre de Vasco de gama, diversas guías sitúan su tumba en el Monasterio de los Jerónimos. A pocos metros se encuentra el Mercado de la Ladrona.


Vistas del interior del Panteon

 

 Hay un dicho en la capital que dice que si se te "pierde" alguna cosa la puedes encontrar en el mercado de La Ladrona.

Mercado de La Ladrona


 Para finalizar visitamos la catedral de Lisboa, La Sé, es la iglesia más antigua de la ciudad, siendo el inicio de su construcción en 1147,  sobreviviendo a los numerosos terremotos que han asolado la ciudad en su historia.

 

Vistas interior La Sé


Volvemos a Belém

 Se puede ir en tranvía o autobús. Nosotros utilizamos el primero para ir y el segundo para volver,

 Si hay un edificio icónico de Lisboa es la Torre de Belém, construcción defensiva en la entrada del estuario de Tajo de la época de los Descubrimientos, el inicio de su construcción data de 1516 por los arquitectos Francisco de Arruda y Diogo de Boitaca . Es Patrimonio de la Humanidad desde 1983 al igualk que el Monasterio de los Jerónimos.

 La fortaleza desde donde se despedía a los barcos que comerciaban con China e India. A lo largo del tiempo se utilizó también como faro, centro de recaudación de impuestos a la entrada de Lisboa y prisión.

 


 

 

 Naturalmente la otra visita obligada es el Monasterio de los Jerónimos de Santa María de Belém. Se fundó en 1501 sobre el enclave de la Ermida do Restelo donde Vasco de Gama durmió antes de partir a la India. A su regreso Manuel I de Portugal ordenó la construcción del monasterio en agradecimiento por su vuelta. 



Fachada del monasterio Claustro



Por fin visitamos Sintra

 Después de la decepción del Tour por Sintra decidimos visitarla por nuestra cuenta. Nos desplazamos en tren y al bajar nos encontramos con agencias que nos ofrecen chofer para desplazarnos por las diferentes atracciones, nos logran convencer.  Nosotros marcamos el ritmo, cuando vayamos a acabar la visita al lugar le avisamos y el nos espera y nos desplaza a la siguiente. También tenemos la ventaja de saltarnos la colas de compra de entradas pues el nos da acceso prioritario.

 Comenzamos la visita con el Palacio da Pena, residencia veraniega de la familia real portuguesa durante el siglo XIX, es Patrimonio de la Humanidad desde 1995, es uno de los máximos exponentes del estilo romántico en Portugal. Ubicado en la colina donde estaba situada la Ermita de Nossa Senhora da Pena y que posteriormente se construyó el Real Monasterio del mismo nombre y que fue destruido en el terremoto de 1755. El Palacio esta rodeado de unos grandes jardines románticos donde perderse, Es una visita muy concurrida por lo que si se realiza por la mañana se recomienda ir a primera hora.

 

Entrada al Palacio Frontal Patio trasero

 

Jardines entorno al Palacio


 Castillo de Sintra, conocido como castillo de los Moros fue nuestra segunda visita. Evidencias arqueológicas datan una ocupación de cima en los siglos X al VII AC, su sobre nombre se debe a la ocupación musulmana durante la conquista de la península ibérica. En 1554 el castillo fue conquistado por los cristianos y en el siglo XV entró en decadencia al hospedarse los reyes en el Palacio Real de Sintra, actual palacio Nacional, quedando deshabitado en el siglo XVI. En el siglo XIX se hicieron obras reconstrucción siguiendo los gustos románticos imperante en la época. 


Vista del Castillo desde el Palacio de Pena Vista del Palacio de Pena desde el Castillo

Detalles del Castillo

 

Después de comer visitamos la Quinta Regaleira, conocida como Palacio de Monteiro el de los Millones, por el apellido y el apodo de su primer dueño António Augusto Carvalho Monteiro. Aunque en su ubicación ya existía una villa y fue en 1830 cuando toma su nombre y su dueña en 1840 es nombrada baronesa de Regaleira por la propiedad. 

La arquitectura se inicia 1892 y termina en 1910. Dentro de las cuatro hectáreas que la conforman se encuentra el palacio, jardines, grutas, lagos y edificios singulares, todos ellos evocan arquitectura gótica, renacentista y romántica. De hecho me recuerda mucho a la corriente modernista que tambien toma elementos góticos, románticos y barrocos.

El elemento más representativo es el Pozo Iniciático, galería subterránea en espiral que se inspira en La Divina Comedia de Dante, se sabe que se utilizó en rituales iniciáticos masones. El pozo está comunicado mediante varias galerías o túneles con otros puntos de la quinta: la entrada de los guardianes, el lago de la cascada y el Pozo Imperfecto.

 

Vistas del Palacio Pozo de Iniciatico

Galeria Dentro de la cascada
Capilla de la Santísima Trinidad


Salimos dirección a Cascai pero nos detenemos en Cabo de Roca, durante mucho tiempo se pensaba que el punto más occidental de la Europa continental era Finisterre, pero en realidad está aquí. en este maravilloso acantilado


Vistas a los acantilados


 Cascais final de la ruta, no tuvimos mucho tiempo pues llegamos sobre las 9pm. Vimos la boca del infierno, pequeño acantilado rocoso a la entrada del pueblo con un mirador. Dimos una vuelta por el centro del pueblo y aprovechamos en cenar en una marisquería situada en un mercado.


Mirador de la Boca del Infiermo
Puerto de Cascais



Aquí acaba nuestra estada en Lisboa, a la mañana siguientes nos dirigimos a Oporto.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Nueva York. Abril 2018 (III)

2020 el año de la COVID-19

Paseando por París: La Défense