Portugal II: Oporto. Junio

 

 La llegada a Oporto fue al mediodía después de habernos desplazado desde Lisboa en bus de la empresa Flix, es la opción más barata.

Nuestro hotel no estaba tan bien situado, aunque ubicado en el centro estaba a 15 minutos de la zona turística y el regreso había que subir una no despreciable cuesta.


Segundo imprevisto

 Como es habitual habíamos reservado un Tour gratuito pero al llegar al punto de encuentro este se cancelo por falta de asistentes... de todos las personas que lo contrataron solo acudimos nosotros y sin cancelarlo. Por lo que el guía nos dijo que el mínimo era 5 asistentes y se canceló. Nos derivo a otro Tour (también gratuito) que recién empezaba de otra compañía.

Comenzamos el recorrido por la ciudad, cuyo centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996 , admirando la Iglesia do Carmo que está unida a la Iglesia de los Carmelitas Descalzos por una estrecha casa. Existe diversas teorías de la existencia de esta, lo curioso es que estuvo habitada hasta la década de los 80s. Su arquitecto José Figueiredo Seixas, discípulo de Nicolau Nasoni. 

Seguimos con la vista del Centro Portugués de Fotografía, el edificio data del XVIII y ha ejercido de tribunal y prisión, albergó presos políticos en la dictadura de Antonio de Oliveira Salazar hasta los años 70s. La visita es gratuita, iremos a visitar el interior posteriormente.


Vista del conjunto de iglesisas
Centro Portugués de Fotografía

 Seguimos con la Torre dos Clerigos del arquitecto italiano Nicolau Nasoni, dejo una profunda huella en la ciudad y está enterrado en la Iglesia de los Clerigos cumpliendo su deseo.

 

Nos acercamos a la Librería Lello, famosa por haberse inspirado  J.K. Rowling para su obra Harry Potter, aunque la escritora lo desmintió los fanáticos le recuerdan que vivió a pocos metros de ella. Como la librería se ha convertido en una atracción turística, en 2018 recibió mas de un millón de visitantes, hay que realizar cola.

Lamentablemente la Plaza de la Libertad está en obras junto con gran parte de la avenida de los Aliados por lo que es difícil transitar por ella y admirarla.

 

Torre do Clérigos Vista de la catedral desde el mirador de Vitoria
Monumento D. Pedro IV en la plaza de la Libertad

 Nos dirigimos a la Catedral, donde acabaremos nuestra ruta.

 

Vista de la catedral
Plaza de la catedral

 

Entrada de la plaza
vistas desde el mirador de la catedral

 

 Las famosas bodegas de Oporto curiosamente no están albergadas en la ciudad, están en Vila Nova de Gaia, el pueblo de la orilla contraria del Duero, justo enfrente del barrio más turístico de Oporto, La Ribera que está plagado de restaurantes y establecimientos.

Al día siguiente comenzamos nuestra ruta visitando la plaza del Marqués de Pombal, nudo de interconexión de autobuses, que situada cerca de nuestro hotel, desde allí callejeando hacia los jardines del Palacio de Cristal. Durante el descenso encontramos la Capilla de las Almas, construcción de finales del siglo XVIII, hasta 1929 las paredes exteriores estaban sin azulejos, revocadas y caídas. La reparación consta de 15947 azulejos que cubren cerca de 360 metros cuadrados. queríamos visitar el famoso mercado de Bolhão pero su recito estaba en rehabilitación, por lo que nos tuvimos que contentar con verlo en la ubicación temporal habilitada. También nos encontramos con la  Iglesia de la Santísima Trinidad del siglo XIX.


Desdenso desde Plaza Marqués de Pombal
Capilla de las Almas o de Santa Catalina
Iglesia de la Santísima Trinidad

 

Proyectado en 1860 envolvía el Palacio de Cristal que fue sustituido por el Pabellón Rosa Mota en los años 50 del pasado siglo. La entrada a las exposiciones del Pabellón no son gratuitas pero puedes disfrutar de los jardines y de las vistas que estos ofrecen del rio Duero.

 

 

Jardines

Después de disfrutar de las vistas y la tranquilidad de los jardines bajamos a la Ribeira donde almorzaremos para posteriormente cruzar el puente de Don Luis I e intentar sin éxito visitar alguna cava que están localizadas en Vila Nova de Gaia.  Como estábamos exhaustos decidimos subir en teleférico para ver desde el mirador de este lado del rio la ciudad de Oporto. El trayecto es muy corto por lo que puedes subir a pie si no estás cansado. Tomamos un refrigerio en Terrace Cable Car, bar dende puedes disfrutar de un coctel escuchando música y  deleitarse de las vista que tiene. Una vez cargados de nueva energía subimos al mirador junto a la Igreja da Serra do Pilar


Vista del rio desde Oporto Vista del rio desde Vlia Nova de Gaia




Se pueden observar la Muralha Fernandina, murallas medievales que formaban el cinturón de Oporto, las Escadas do Codessal, escaleras cuyo origen sea más allá de la época medieval y que se ha convertido en un atractivo turístico del "viejo Oporto". Para terminar volvemos sobre nuestros pasos, pero esta vez cruzamos por el paso superior del puente y pasamos por la catedral de Oporto, la Sé.


Vistas de la muralla fernandina Escadas do Codessal La Sé de Oporto



Visitamos de camino al hotel la estación de tren de São Bento, inaugurada en 1916, su vestíbulo esta revestido con veinte mil azulejos, unos 551 metros cuadrados, con representaciones históricas. esta considerada una de las estaciones más bellas del mundo.




Pasadizos del Paiva

Lo primero que hay que comentar es que esta excursión tiene tres elementos independientes entre ellos. Por un lado tenemos los pasadizos del Paiva, por otro el puente colgante y por ultimo los 300 escalones son independientes. Si no quieres subir los escalones puedes acercarte a la entrada de los pasadizos caminando.  
Nosotros no subimos los 300 escalones por lo que no podemos describiros ni mostrar fotos.
Puente 516 Arouca es el puente peatonal suspendido más largo del mundo con 516 metros de largo y una altura máxima de 175 metros. Es una atracción turística, no está integrado con los pasadizos, lo cuzas y vuelves para iniciar la caminata, Es muy seguro y apenas se balancea... pero para los que sufren de mucho vértigo no se aconseja.



Puente peatonal 516 Arouca

Los pasadizos siguen en río y prácticamente su totalidad están entarimado en su totalidad por lo que  el paseo es fácil, y los aproximados 8 km  de que consta se hacen agradables. Sobre la mitad de recorrido hay un pequeño puente colgante y cerca de este lo que podría considerarse una pequeña playa. A lo largo del recorrido encontramos teléfonos de SOS y en un punto hay hasta lavabos.






Nuestra última ruta

Es la hora de visitar algunos edificios por los que hemos pasado en nuestras rutas.

Comenzamos con el Centro Portugués de Fotografía, de entrada gratuita, además de poder admirar la exposición podemos ver la arquitectura de este emblemático edificio. En el piso superior se puede ver una colección de cámaras antiguas que hacen un recorrido sobre el desarrollo tecnológico que han tenido.




Seguimos con la Iglesia y Torre de los Clérigos, al comprar la entrada te dan una hora de acceso por lo que nos fuimos a disfrutar de una terraza hasta el momento de la entrada.  Si para la compra se forma cola a la hora de entrar también se sufre.



Vistas desde la Torre


 

Por la tarde compramos una entrada combinada para acceder a la catedral y a la Diócesis de Oporto.



Salas de la Diócesis




Comentarios

Entradas populares de este blog

Nueva York. Abril 2018 (III)

2020 el año de la COVID-19

Paseando por París: La Défense